Metodología SCRUM
La metodología SCRUM, propia de los equipos de ingeniería de software, forma parte del grupo de metodologías ágiles y está basada en un conjunto de buenas prácticas que se apoyan las unas en las otras y permiten obtener el mejor resultado posible dentro de un proyecto.

Los fundamentos de la metodología SCRUM son los siguientes:

  • Desarrollo incremental del proyecto.
  • Priorización de los requisitos del clientes en función del valor y el coste del desarrollo.
  • Control empírico del proyecto.
  • Potenciación del equipo.
  • Sistematización de la comunicación entre cliente y equipo.
  • Definición del tiempo máximo para la consecución de objetivos (timeboxing)

Y los beneficios que aporta son:

  • Gestión regular de las expectativas del cliente y basada en resultados tangibles.
  • Resultados anticipados (time to market).
  • Flexibilidad y adaptación respecto a las necesidades del cliente, cambios en el mercado, etc.
  • Gestión sistemática del Retorno de Inversión (ROI).
  • Mitigación sistemática de los riesgos